La Colección Miró, que permanecerá en Porto durante dos décadas y media, ya tiene el espacio prácticamente listo para instalarse. Fruto de los protocolos entre el Ayuntamiento de Porto y la Fundación Serralves, 85 obras del artista catalán se expondrán en la Casa de Serralves.


El proceso para que la ciudad se convierta en el hogar de la obra de Joan Miró durante 25 años se inició justo después de la inauguración de la exposición “Joan Miró: Materialidad y Metamorfosis”, en la Casa de Serralves, en 2016.


Dos años después, junto con el primer ministro, Rui Moreira anunció el "Protocolo de Depósito y Promoción Cultural" que el Ayuntamiento de Porto había firmado con la Fundación Serralves, luego de que el Estado portugués, titular de la colección, hubiera cedido las obras al municipio durante un período de 25 años. Para el alcalde fue "un buen negocio para la ciudad de Porto porque, en cierto modo, fuimos los inspiradores de la permanencia de la obra en Portugal".


El Ayuntamiento de Porto se encargaría de la protección, conservación, difusión y promoción cultural de las obras, pero, a juicio del municipio, la Fundación sería la única entidad de la ciudad con capacidad técnica para garantizar todos esos propósitos, además del reconocido y ambicioso programa de exposiciones de obras de arte de referencia que desarrolla. En ese momento, Rui Moreira afirmó que “esta decisión salvaguarda el interés público y nacional”.


Y así se acordó que la Colección Miró permaneciera en la Casa de Serralves. El mismo acuerdo definió la financiación de obras de ampliación, remodelación o conservación de ese espacio con el fin de garantizar las condiciones de permanencia de la exposición, una intervención entregada al arquitecto Álvaro Siza Vieira. Con las obras a punto de finalizar, la Casa de Serralves podrá mostrar este año la obra de Joan Miró, tal y como estaba previsto.


En 2020, las obras de Miró fueron catalogadas como bienes de interés público. La orden publicada en Diário da República (boletín oficial) destacaba que la colección constituía “un conjunto heterogéneo de creaciones hechas a lo largo de seis décadas, utilizando diversos materiales, técnicas y medios, incluyendo, entre otros, óleos, acuarelas, dibujos, collages y piezas escultóricas, que representan una extensa y variada muestra de la obra del artista catalán”.


Para obtener esta clasificación, las obras han tenido que pasar por el escrutinio de la Sección de Museos, de Conservación y Restauración y de Patrimonio Inmaterial del Consejo Nacional de Cultura, demostrando que reflejan los criterios “relativos al carácter matricial de los bienes, a la genialidad del respectivo creador, a su intrínseco valor estético y técnico, y su importancia desde la perspectiva de su investigación histórica, a las circunstancias susceptibles de provocar una reducción o pérdida de su integridad”.

Mais artigos

  • Câmara Municipal do Porto


    Actualizado por última vez 2021-07-14