La ciudad de Porto fue reconocida por la organización no gubernamental CDP como una de las 95 ciudades de todo el mundo que está tomando un liderazgo audaz en materia de acción y transparencia ambiental, a pesar de las continuas presiones de la pandemia sobre las economías y sociedades locales y nacionales.


Al igual que sucedió en 2020, el CDP volvió a incluir a Porto en la lista A de ciudades del mundo que se distinguieron en 2021 por su acción y transparencia ambiental. El lote ha aumentado de 88 a 95 e incluye 26 ciudades europeas.


Los criterios para entrar en la lista A de CDP son estrictos: las ciudades deben divulgar públicamente y tener un inventario de emisiones, haber definido un objetivo de reducción de emisiones y un objetivo de energía renovable para el futuro, y haber publicado un plan de acción climática. También deben llevar a cabo una evaluación completa de los riesgos climáticos y la vulnerabilidad y tener un plan de adaptación climática para demostrar cómo lidiarán con los peligros climáticos.


Porto cuenta, desde 2016, con una Estrategia Municipal de Adaptación al Cambio Climático (Estratégia Municipal de Adaptação às Alterações Climáticas-EMAAC), que preconiza 52 opciones estratégicas que tienen como objetivo preparar gradualmente a la ciudad para absorber los impactos climáticos, adaptarse y producir efecto retroactivo con el fin de reducir la exposición de sus ciudadanos a los efectos de cambio climático. Este plan viene siendo implementado desde entonces por los distintos actores involucrados y varias de las medidas se han integrado en el nuevo Plan general de ordenación urbana, que entró en vigor en 2021.


Entre otras medidas, el Municipio de Porto ha venido aumentando la superficie permeable de la ciudad, rehabilitando cursos de agua y duplicando espacios verdes, favoreciendo el efecto ciudad-esponja, que está así mejor preparada para lidiar con los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos.


En materia de descarbonización, Porto se ha comprometido con el objetivo de reducir las emisiones de carbono en un 50% para 2030, pero el vicealcalde Filipe Araújo reveló en la Asamblea Municipal que está preparando una propuesta más ambiciosa para liderar la reunión del Ejecutivo, aún en 2021. En 2019, Porto ya había reducido las emisiones de gases de efecto invernadero en un 46% en comparación con el año base (2004).


Filipe Araújo participó recientemente en un panel organizado por ICLEI - Gobiernos Locales por la Sostenibilidad en el ámbito de la COP26 (Cumbre Mundial del Clima de Glasgow), en el que presentó la visión y las iniciativas de la ciudad en el ámbito de la economía circular, bajo el lema “Porto, a city inspired by Nature”.


Además de Porto, Braga es la única otra ciudad portuguesa incluida en la lista A por el CDP.

Mais artigos

  • Câmara Municipal do Porto


    Actualizado por última vez 2021-11-23