La Fundación Serralves ha inaugurado la exposición Joan Miró: Signos e Figuração, en la renovada Casa de Serralves, cuyas obras de restauración fueron dirigidas por Álvaro Siza Vieira. La Colección Miró incluye 85 obras del artista catalán y está depositada en la Fundación de Serralves como resultado de un protocolo establecido con el Ayuntamiento de Porto.


Propiedad del Estado portugués y cedida al Municipio de Porto durante 25 años, la Colección Miró abarca seis décadas del trabajo de Joan Miró, desde 1924 hasta 1981, incluyendo pinturas, esculturas, collages, dibujos y tapices, constituyendo una excelente muestra de su obra, que además revela su complejidad y las principales preocupaciones artísticas del autor.


En la ceremonia oficial de inauguración, el primer ministro recordó que la elección de la ciudad de Porto para ser la fiel depositaria de la Colección Miró se debe a que se trata de una “ciudad global”, con capacidad para exponer las obras del artista catalán. “Me alegra que haya llegado a buen puerto y de este Porto al mundo para nuevos descubrimientos”, subrayó.


“Hemos elegido Porto porque entendimos que era fundamental que un bien de esta naturaleza estuviera efectivamente en manos de una ciudad que, por su dinamismo, su historia y la estrategia que tenía para su propio desarrollo e internacionalización, pudiera valorar, como difícilmente lo harían otros, una colección de esta naturaleza”, declaró António Costa, en un acto al que también participó Ana Pinho, presidenta del consejo de administración de la Fundación de Serralves.


La exposición ahora inaugurada - Joan Miró: Signos e Figuração, saca a la luz la colección completa adquirida por Portugal y sigue a la finalización de las obras del proyecto de renovación y adecuación de la emblemática Casa Rosa de Serralves. El proyecto estuvo a cargo de Siza Vieira, el primer premio Pritzker portugués.



Exposición destaca el lado estético de la Colección Miró


La exposición de Joan Miró no sigue un formato lineal y quien esperar de ella una trama cronológica quedará decepcionado. “Mi criterio para esta extraordinaria colección fue la estética, quería que fuera lo más bella posible”, dijo, citado por Lusa, Robert Lubar Messeri, comisario de la exposición.


En este sentido, las obras se han agrupado por temas, como “el fascismo y la Guerra Civil Española”, donde “se puede sentir la rabia en los cuadros”, pero también teniendo en cuenta “el desarrollo de la lengua de signos de Miró, los cuadros salvajes, la protesta social, el tratamiento y la metamorfosis de la figura”, dijo el comisario de la exposición.


Entre las particularidades de la exposición, que se ha abierto este sábado al público y se podrá visitar hasta marzo de 2022, se destaca también la transposición del trabajo de conservación, habitual entre bastidores de cualquier museo, a la frontline (primera línea).


Joan Miró (1893-1983) fue uno de los grandes “creadores de formas” del siglo XX, habiendo desafiado los límites tradicionales de los medios en los que trabajaba. En su arte, las diferentes prácticas dialogan entre sí, cruzando los medios: la pintura se comunica con el dibujo; la escultura seduce a los objetos tejidos; y los collages, siempre conjugaciones de entidades dispares, funcionan como un principio más grande o matriz para para la exploración de las profundidades de lo real.


La colección del antiguo Banco Português de Negócios (ex-BPN) estaba a punto de ser vendida por el Estado portugués. En 2020, fue catalogado como de interés nacional, en un orden que reconocía su lógica, en cuanto a la expresión de la producción artística de Joan Miró.


Compre sus entradas a la Fundación de Serralves en las Oficinas de Turismo u online

Mais artigos

  • Câmara Municipal do Porto


    Actualizado por última vez 2021-10-14