El 2 de abril es el Día Internacional del Libro Infantil. Coincidencia o no, también es el día que se celebra la inauguración de la Biblioteca Municipal Almeida Garrett . Fue en 2001. Veinte años después, la dimensión de la fiesta se mide por el simbolismo. Y el simbolismo, ahí, es sinónimo de dibujos: hasta el 3 de abril, hay talleres de ilustración para los más pequeños.


André Letria y Nicolau han pegado en libros infantiles y crearon una actividad que tiene como objetivo a que los niños de 6 a 10 años se adentren en el mundo de la ilustración. Los talleres de Pato Lógico se han inspirado en “Mar” de Ricardo Henriques e ilustraciones de Nicolau, “1.º Direito”, también de Ricardo Henriques e ilustraciones de André Letria, y “Sonho” de Susa Monteiro, y tendrán lugar hasta el jueves en dos sesiones: online a las 10:30, y presencial a las 15 horas.


El 3 de abril le toca a Bárbara Rocha desarrollar técnicas de ilustración con los niños, en una de las seis sesiones hasta fin de año. Todas las sesiones de los talleres en la Biblioteca Almeida Garrett son gratuitas, pero requieren inscripción previa.


Con un trabajo de dos décadas en pro de la cultura, la Biblioteca Almeida Garrett, cuyo edificio fue diseñado, de propósito para ser una biblioteca, por el arquitecto José Manuel Soares, recibe anualmente más de 160 mil visitantes a los que ofrece más de 100 mil títulos. Ya se han realizado más de medio millón de préstamos. A lo que se suman debates, cuentacuentos, talleres, exposiciones, cursillos, comunidades de lectores y muchas otras iniciativas.


Certificada por la UNESCO en 2011, pasó a formar parte de la red de bibliotecas asociadas, desarrollando su actividad en pro de la promoción de los derechos humanos, la paz, la diversidad cultural y el diálogo intercultural, la protección del medio ambiente y la lucha contra el analfabetismo, entre otros.


En este momento, las celebraciones también se extienden al 20 aniversario de la entonces denominada Sala de Lectura con acceso libre de la Biblioteca Pública Municipal de Porto , lo que permitió que los libros salieran del laberinto de los depósitos, poniéndose al alcance de la mano.

Mais artigos

  • Câmara Municipal do Porto


    Actualizado por última vez 2021-04-01